Yo oré para recibir a jesús. ¿Ahora qué?

Mountain Stream

YO ORÉ PARA RECIBIR A JESÚS. ¿AHORA QUÉ? — ¿Debería unirme a una iglesia? ¿Cómo puedo conocer la voluntad de Dios y evitar las decepciones de Satanás?

“Yo hice en mi corazón la oración para aceptar a Jesús que tienen como ejemplo en su sitio Web y ahora me pregunto, ¿qué es lo que se supone que debo hacer? ¿Importa a qué iglesia cristiana asista (metodista, luterana, pentecostal, etc.)? ¿Importa si elijo no asistir a ninguna y simplemente leer y estudiar la Biblia, y orar diariamente sin asistir a un servicio los domingos? ¿Cómo sé si las respuestas a mis oraciones provienen de Dios o de Satanás? ¿Puede Satanás imitar sentimientos de paz? Tampoco sentí algo diferente después de haber dicho la oración sugerida en el sitio Web de ustedes. He recibido respuestas a oraciones donde he escuchado una respuesta exacta y luego tuve un sentimiento de paz y supe la respuesta que recibí. Por ejemplo, una vez estaba tratando de decidir si debería quedarme donde estaba viviendo o mudarme y me sentí muy ansioso con respecto al asunto. Ore unos días acerca de esto y después de algunos días escuché las palabras en mi mente ‘deberías quedarte,’ y luego sentí paz y ni siquiera fue una pregunta acerca de si yo debería quedarme o irme: me iba a quedar. Así que, si creo en el poder de la oración y si creo en Dios y en su Hijo Jesucristo. Creo que Cristo expió por nuestros pecados y creo que Dios nos ama mucho. Eso es lo que sé. Con respecto a todo lo demás, realmente estoy muy confundido.”

NUESTRA RESPUESTA:

Querido amigo,

Gracias por compartir acerca de cómo oraste para recibir a Cristo por medio de nuestro sitio Web. Tus preguntas son muy buenas e indican que tienes un deseo verdadero de vivir una vida que sea agradable ante Dios. El buscar la voluntad de Dios para tu vida es el primer paso y es una señal de que verdaderamente has colocado a Jesús como Señor de tu vida (Romanos 10:9). ¡Bienvenido a la familia de Dios!

Tú nos preguntaste si las oraciones respondidas siempre son acompañadas por sentimientos de paz cuando Dios está dando su aprobación. A menudo Dios si nos da paz cuando Él nos está guiando en la dirección correcta, pero este no siempre es el caso. Habrá momentos cuando Dios no dará sentimientos de paz porque Él está enseñándonos a vivir por fe al confiar en su Palabra (la Biblia) ya sea que nosotros sintamos eso o no. Considera los siguientes ejemplos de las Escrituras:

  1. Noé fue motivado por “temor” y no “paz” para obedecer a Dios.

Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase…”  —Hebreos 11:7 1.

  1. Abram fue llamado para irse sin sentimientos de seguridad con respecto a dónde iba.

“Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.” —Hebreos 11:8

  1. Sara obedeció la promesa de Dios de concebir un hijo en medio de sentimientos de incredulidad.

“Entonces dijo: De cierto volveré a ti; y según el tiempo de la vida, he aquí que Sara tu mujer tendrá un hijo. Y Sara escuchaba a la puerta de la tienda, que estaba detrás de él… Se rió, pues,  Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi señor  ya viejo?”—Génesis 18:10, 12

“Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido.” —Hebreos 11:11

CÓMO RECONOCER LAS DECEPCIONES DE SATANÁS:

La Biblia nos advierte a no confiar en nuestro propio entendimiento ni en los sentimientos de nuestro corazón (Proverbios 3:5; Jeremías 17:9), porque nuestro corazón es engañoso y Satanás está vagando por ahí con sus espíritus engañosos que son capaces de imitar las señales de Dios (Éxodo 7:8-12) y dar sentimientos falsos de paz en un intento por entorpecer el juicio de uno para causar que acepte sus decepciones (1 Pedro 5:8; 1 Timoteo 4:1; Mateo 24:24). Considera como Satanás fue capaz de engañar a Eva al hacer que ella quitara su enfoque de la Palabra de Dios y lo pusiera en sus sentimientos. Siempre sabes que estás enfrentando la decepción de Satanás, cuando él hace que:

  1. Dudes la verdad de la Palabra de Dios:

“Pero la serpiente era astuta… la cual dijo a la mujer: ¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?… Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis.” —Génesis 3:1, 4

  1. Te apoyes en tus sentimientos:

“Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría…” —Génesis 3:6a

  1. Desobedezcas la Palabra de Dios:

“…y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella.” —Génesis 3:6b

Si aprendes a reconocer estas tres tácticas de Satanás, serás capaz de reconocer la decepción de Satanás inmediatamente. Es por esto que la Biblia enfatiza la importancia de confiar en la Palabra de Dios y su Verdad, en vez de tus sentimientos. Cuando tomas una decisión conciente de obedecer la Palabra de Dios a pesar de tus sentimientos, encontrarás que tus sentimientos pronto seguirán. Como lo ilustra gráficamente la siguiente foto, si deseamos ir a cualquier lado en nuestro caminar cristiano, debemos siempre poner nuestra fe (gas) en la Palabra de Dios (camión) y no en nuestros sentimientos (remolque):

truck-trailer-spanish

“(porque el fruto del Espíritu es en toda bondad,  justicia y verdad;), comprobando lo que es agradable al Señor.” —Efesios 5:9-10

“porque por fe andamos, no por vista.” — 2 Corintios 5:7

CÓMO ENCONTRAR LA VOLUNTAD DE DIOS:

El encontrar la voluntad de Dios y aprender a escuchar su voz es uno de los aspectos más importantes de la vida cristiana diaria. El libro de estudio bíblico de Henry T. Blackaby & Claude V. King llamado, Experiencing God: Knowing and Doing His Will, (Experimentando a Dios: haciendo y conociendo su voluntad) discute cuatro maneras en que Dios nos habla hoy:

1. La Biblia: “Cuando el Espíritu dirige mi atención a una verdad, la escribo, medito en ella, y ajusto mi vida a ella.” (p. 83) 2.

“Como todas las cosas que pertenecen a la vida y a la piedad nos han sido dadas por su divino poder, mediante el conocimiento de aquel que nos llamó por su gloria y excelencia.” —2 Pedro 1:3

“Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley, sino que de día y de noche meditarás en él,  para que guardes y hagas conforme a todo lo que en él está escrito; porque entonces harás prosperar tu camino, y todo te saldrá bien.” —Josué 1:8

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir,  para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”—2 Timoteo 3:16-17

2. Oración: “La oración es una relación, no tan sólo una actividad religiosa… Si he estado trabajando y orando en una dirección y veo a Dios trabajando en una dirección diferente, yo adapto mi vida a lo que Dios está haciendo.” (pp. 87, 92)

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento,  guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” —Filipenses 4:6-7

3. Circunstancias: “Para entender tus circunstancias malas o difíciles, la perspectiva de Dios es vital… Jesús siempre estaba buscando para ver donde el Padre estaba trabajando, y se unió a Él.” (pp. 95-96)

“Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo, sino lo que ve hacer al Padre;  porque todo lo que el Padre hace,  también lo hace el Hijo igualmente.” —Juan 5:19

“Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.”— Romanos 8:28

Para encontrar la voluntad de Dios en nuestras circunstancias, necesitamos pedirle a Dios su perspectiva, buscar donde Dios está trabajando y unirnos a Él. No debemos culpar a Dios cuando le obedecemos y las cosas no funcionan de la manera en que pensábamos. Considera el ejemplo de Moisés. Cuando fue a Faraón la primera vez para darle la orden de Dios de dejar ir a Israel, Faraón se negó y añadió más carga sobre Israel (Éxodo 5-6). Moisés estaba muy desanimado con las circunstancias, él culpó a Dios (Éxodo 5:22-23) y estaba listo para renunciar (Éxodo 6:12), pero Dios fue paciente con Moisés. Él reveló a Moisés sus propósitos en las circunstancias (Éxodo 7:1-5). Luego, en obediencia a Dios, Moisés continuó guiando al pueblo de Dios fuera de la esclavitud de Egipto (Éxodo 7:6; 12:33-36).

4. La iglesia: “Conforme funciono en relación a la iglesia, dependo de otros en la iglesia para ayudarme a entender la voluntad de Dios.” (p. 105)

“Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.” —Hebreos 10:24-25

CÓMO ENCONTRAR UNA BUENA IGLESIA

Tu nos preguntaste si es importante unirse a una iglesia, y si es así, qué denominación debería uno escoger (metodista, luterana, pentecostal, etc.). Dado que nuestra salvación es completamente dependiente de nuestra confianza personal en Jesucristo y el desarrollo diariamente de una relación personal con Cristo a través del estudio de la Biblia y la guía de su Espíritu Santo, algunos pueden sentir que la asistencia corporativa a una iglesia es innecesaria. Sin embargo, la Biblia nos da dirección clara acerca de la importancia de estar conectados a una comunidad local de creyentes cristianos (Hebreos 10:24-25). La Escritura explica que el Espíritu Santo da a cada cristiano un “don” espiritual para usarlo para ministrar a otros creyentes en el ambiente de una iglesia (1 Corintios 12:1-11). Este “don” determina el lugar de uno en el “cuerpo” de Cristo (1 Corintios 12:12-31). Conforme los cristianos se ministran unos a otros, cada creyente es desafiado a crecer y madurar en la fe.

“Y él mismo constituyó a unos, apóstoles; a otros, profetas; a otros, evangelistas; a otros,  pastores y maestros, a fin de perfeccionar a los santos para la obra del ministerio, para la edificación del cuerpo de Cristo, hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo; para que ya no seamos niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, esto es, Cristo.”—Efesios 4:11-15

Así que, ¿cómo encuentra uno una iglesia saludable? ¿Importa la denominación cristiana que uno escoja para unirse? Hay algunas diferencias insignificantes entre las denominaciones de las iglesias cristianas. Muchas de estas consisten en variaciones en el estilo de la adoración y las prácticas del bautismo. Por ejemplo, encontrarás que las iglesias litúrgicas como las denominaciones luteranas, presbiterianas, ortodoxas, anglicanas-episcopales, metodistas y algunas iglesias reformadas practican el “bautismo infantil” (el hecho de bautizar a los bebés para impartir la “gracia” especial de Dios al niño), mientras que otras denominaciones como las bautistas, pentecostales, Viñedo, Asambleas de Dios, iglesia de Cristo, Amish, hermanos de Plymouth, y los Discípulos de Cristo (iglesia cristiana) e iglesias Bíblicas no denominacionales, de Comunidad y Capilla Calvario, rechazan el bautismo infantil a favor de la “dedicación de los bebés” y el “bautismo del creyente” (donde los bebés son dedicados al Señor pero no son bautizados hasta que ellos alcanzan una edad responsable para hacer una decisión conciente de fe). Y otras denominaciones como el nazareno y la evangélica libre practican tanto el bautismo infantil como el bautismo del creyente.

Cuando se trata del estilo de la adoración, las iglesias individuales varían entre los estilos litúrgicos tradicionales y los servicios contemporáneos. Muchos servicios de adoración tradicionales van acompañados por libros formalizados de oración y/o himnarios y son dirigidos por el órgano, piano y/o coro. Los servicios contemporáneos a menudo consisten de coros de alabanza y variaciones de los himnos tradicionales guiados por un grupo de adoración, guitarras y batería. Todas estas diferencias son asuntos de preferencia y no son importantes mientras la Palabra de Dios esté siendo enseñada fielmente y los cristianos estén siendo animados y equipados para alcanzar a sus comunidades con el amor y la verdad de Cristo.

Con todos los diferentes sabores de las iglesias cristianas, ¿cómo saber a que iglesia o denominación deberías unirte? Pues te animamos a visitar muchas diferentes iglesias denominacionales y no-denominacionales para ver qué estilo de adoración encuentras más cómodo. En tu búsqueda es importante usar los cuatro principios que discutimos anteriormente acerca de cómo descubrir la voluntad de Dios para tu vida. Hemos creado la siguiente lista de preguntas y sugerencias basadas en estos cuatro principios para que los puedas usar como guía cuando evalúes cada iglesia cristiana individualmente:

1. La Biblia: ¿las doctrinas y prácticas de la iglesia pasan la prueba de la Escritura? (Isaías 8:20)

  • ¿La iglesia que estás evaluando cómo ve la Biblia? ¿Creen que la Palabra de Dios ha sido completamente preservada en la Biblia (Mateo 24:35)? o ¿añaden libros adicionales para aclarar o añaden doctrinas que según ellos hacen falta en la Biblia?
  • ¿Cuál es su declaración doctrinal de fe? ¿Creen ellos que Dios es una Trinidad que consiste en tres personas (Padre, Hijo y Espíritu Santo) que son distintos en su individualidad personal, pero son un Dios
    (Mateo 28:19)? ¿Creen que Jesús es Dios (Juan 1:1; 20:28)? o ¿lo convierten a Él en una creación de Dios el Padre? ¿Qué creen acerca del Evangelio de Jesucristo? ¿Enfatizan que el hombre es pecador y que no es digno, ni tampoco es capaz de acercarse a Dios aparte de poner la confianza sólo en la sangre de Jesucristo para obtener salvación?
  • ¿Hay un énfasis fuerte en la vida cristiana llena del espíritu, orientada a la gracia (Romanos 6-8), donde las personas son animadas a venir a Dios “tal como son” para que Él los haga justos “en la sangre de Cristo”? o ¿enfatizan ellos un ambiente legalista orientado en el desempeño donde se requiere que las personas se hagan a sí mismas “dignas” antes de ser aceptadas en el grupo y que cumplan con reglas hechas por hombres de un alto nivel que “van más allá de lo que está escrito” 3. en las enseñanzas claras de la Escritura (1 Corintios 4:6; 2 Juan 1:9; Lucas 11:46)? ¿Enfatizan ellos el amor cristiano de los unos con los otros (Efesios 1:15-16) que se equilibra con la disciplina espiritual cuando es necesaria (1 Corintios 5:1-5, 9-13; 2 Corintios 5:5-8; Lucas 15:11-32)? o ¿prohíben cualquier comunicación con aquellos que se van o son marginados de la fe debido a que son “indignos” (2 Corintios 5:5-8)?
  • ¿Conducen ellos servicios de iglesia metódicos que consisten de la predicación expositiva sana versículo-por-versículo (1 Corintios 14:19, 26; Hechos 2:42) y enseñanzas que mantienen la Escritura Bíblica dentro de su contexto (2 Timoteo 2:15)? o ¿se entablan en discusiones tontas y  sin Dios (2 Timoteo 2:16), o tuercen la Escritura (2 Pedro 3:16) o llevan acabo servicios desordenados donde las personas hablan en lenguas sin interpretación (1 Corintios 14:23, 27-28), y practican actividades no bíblicas, tales como la “risa santa” y “Fulminación en el espíritu” (caerse y rodar en el piso incontrolablemente)? Recuerda que uno de los frutos del espíritu es “dominio propio” (Gálatas 5:23). “pues Dios no es Dios de confusión, sino de paz. Como en todas las iglesias de los santos.” (1 Corintios 14:33).
  • Los líderes de la iglesia, ¿ejercen liderazgo de servicio con un énfasis en el ministerio de abajo hacia arriba guiado a los laicos (Marcos 10:42-45; Mateo 23:8-12; 2 Corintios 1:24)? o ¿los líderes “señorean sobre el rebaño” en una estructura jerárquica altamente controladora de arriba hacia abajo (Marcos10:42; Lucas 22:25)?

2. Oración: pídele a Dios su sabiduría al evaluar los hechos que aprendes acerca de la iglesia (Santiago 1:5):

  • Discernimiento espiritual: ¿Hay doctrinas o prácticas que no son de las Escrituras que necesitas que te hagan saber antes de que te comprometas a ser miembro? Pídele a Dios que te dé discernimiento al evaluar las enseñanzas de la iglesia según la Escritura Bíblica.
  • Sensibilidad a la guía del Espíritu Santo: Pídele a Dios que te de una confirmación acerca de tu parte en esta iglesia. ¿Es aquí donde el Señor quiere que tú te unas en su trabajo? Esta confirmación se puede presentar como un sentimiento de paz, una afirmación por algo que un miembro individual de la iglesia te dice, o una idea que se transmite en un servicio de adoración, sermón, o en una petición de oración que es compartida y/o contestada en un entorno de grupos pequeños.

3. Circunstancias: ¿Es aquí donde te puedes unir a Dios en su trabajo (Hechos 2:42, 47)?

  • ¿Es aquí donde Dios está trabajando? ¿Están siendo salvas las personas y están siendo animados los nuevos creyentes a crecer en su fe a través del Estudio Bíblico personal y el discipulado de uno a uno y/o grupos de compañerismo semanales en el hogar?
  • ¿En qué manera te puedes unir a lo que Dios está haciendo aquí? ¿La iglesia enseña cursos sobre cómo descubrir tus dones espirituales y cómo usar tus dones en el entorno de la iglesia? ¿Hay algún lugar para ti donde te puedas conectar en la iglesia y usar tus dones especiales? ¿Qué tan cálido es el liderazgo de la iglesia hacia el ministerio guiado por los laicos?
  • ¿Puedes ser hecho responsable de crecer y madurar en tu caminar aquí? ¿Hay grupos de compañerismo en los hogares y/o estudios bíblicos donde puedas conectarte individualmente con otros creyentes para el discipulado y la enseñanza de la Palabra en Vida a fondo?

4. La iglesia: ¿Es esta una comunidad de creyentes maduros en los cuales puedes confiar (Proverbios 15:22)?

  • ¿La gente que conoces rebosa con amor por Dios, su Palabra, y sus hermanas y hermanos cristianos (Juan 13:35; Efesios 1:15; Mateo 7:16-20; 22:37-40)? ¿Sientes que los cristianos en ésta iglesia realmente se preocupan por ti y te reciben cálidamente con el amor de Cristo?
  • ¿Es este un lugar donde puedes contar tus luchas más profundas y recibir un amor y apoyo incondicional? ¿Puedes confiar en los líderes de la iglesia para que te den consejo piadoso en gentileza humilde (Gálatas 6:1)?  Si alguien cae en pecado, ¿cómo se maneja la situación? Si esa persona tiene un corazón arrepentido, ¿se le recibe con amor y apoyo genuino para facilitar la sanidad, o son expulsados de la iglesia sin ningún apoyo hasta que ellos se hagan lo suficientemente “dignos” para poder regresar (Mateo 9:12-13)?  

PARA MÁS INFORMACIÓN VEA:

bullets¿ QUIÉN SOY YO?… SEGÚN DIOSTu comportamiento es motivado por lo que crees. Descubre quién eres en Cristo para que tu comportamiento comience a reflejar tu identidad nueva y aprenderás cómo vivir la vida cristiana victoriosa.

bullets¿QUÉ ES UNA SECTA? ¿ESTÁ USTED SUFRIENDO DE UN ABUSO RELIGIOSO? ¿Qué es el abuso espiritual? ¿Cuáles son las señales mentales y emocionales de que uno está “bajo la influencia” de una devoción religiosa que no es saludable? ¿Cuáles son los síntomas del control y la manipulación de una secta? ¿Cómo sabe uno si está involucrado en un grupo o secta destructivo?

=============

1. Todas las Escrituras en español son tomadas de la versión Reina Valera 1960, a menos que se indique algo diferente.

2. Esta cita y las siguientes citas para cada punto fueron tomadas del libro de estudio Blackaby y King: Experiencing God: Knowing and Doing His Will (Experimentando a Dios: haciendo y conociendo su voluntad), 1990 (Lifeway Press, Nashville, TN). (Traducido del inglés)

3. 1 Corintios 4:6: “…que aprendan de nosotros aquello de «no ir más allá de lo que está escrito». Así ninguno de ustedes podrá engreírse de haber favorecido al uno en perjuicio del otro.” Citado de la Nueva Versión Internacional.

Print Friendly, PDF & Email

This post is also available in: Inglés Portugués, Portugal Checo