La historia verdadera detrás de la exhibición mormona de nauvoo

Rocky and HelenLA HISTORIA VERDADERA DETRÁS DE LA EXHIBICIÓN MORMONA DE NAUVOO – Rocky Hulse

a Exhibición de Nauvoo es un evento anual realizado aquí en Nauvoo, Illinois, por la Iglesia mormona.  Es una gran producción al aire libre, muy bien realizada y que atrae a miles de mormones como también a los que no son mormones. La actuación y la coreografía son de primera clase; sin embargo, la línea de la historia es pura “Promoción de fe” de la Historia mormona. Muchas medias verdades son representadas al igual que algunas decepciones patentes. En esta edición de “El Expositor del Medio Oeste” haré mi mejor esfuerzo para tratar algunos de estos temas.

Ya que la “Exhibición” comienza con el personaje de Parley P. Pratt que está recordando a Nauvoo, vamos a empezar con él.Parley P. Pratt

Parley P. Pratt fue uno de los Doce Apóstoles mormones originales. La Historia mormona en la actualidad lo pinta como un partidario verdadero e incondicional de la fe y un ejemplo estelar pero ¡él fue todo menos eso!

Parley murió a causa de un esposo iracundo y celoso llamado Héctor McLean. Parley le había robado la esposa a McLean y se casó con ella cuando aún seguía casada con McLean. Esta mujer, Eleanor McComb McLean, se convirtió en la 12va esposa de Parley.

En la escena final, la esposa de Parley, Mary Ann sale corriendo hacia él junto con sus hijos ya que están a punto de partir hacia Salt Lake City. En este punto de la historia, Parley tenía por lo menos otras cuatro esposas polígamas y Mary Ann se había casado con José Smith. ¿Por qué no estaban saliendo al escenario todas las esposas?

Mary Ann descubrió que Parley se había ido en una misión mormona y que se casó en secreto con otra esposa, se la llevó consigo en su viaje misionero y tuvo un hijo con su quinta esposa, posiblemente durante este viaje misionero.

Mary Ann, antes de divorciarse de Parley, se casó con José Smith y se convirtió en una más de sus esposas polígamas. Ella tuvo un hijo en 1844 que fue llamado Moroni y se cree que su padre fue José Smith.

Parley fue asesinado en 1857 por el esposo furioso de su 12va esposa polígama, Eleanor McLean. Parley se había ido en un viaje “misionero” a San Francisco, donde conoció a Eleanor McLean. Ella quedó muy enamorada de él. Su esposo, Héctor, le dijo al Apóstol mormón Pratt que se alejara de su esposa. “En el Boletín de San Francisco del 24 de marzo de 1877, se indica que el apóstol conoció a la señora McLean mientras estaba involucrado en la obra misionera en San Francisco; que su esposo, quien era un oficial de la casa de aduana y un ciudadano respetable, le ordenó terminar con sus visitas y lo echó fuera de la casa, por continuar estas visitas en secreto; y que la mujer estaba tan enamorada del Anciano mormón, que lavaba sus pies con devoción cada vez que él la visitaba.” Bancroft’s History of Utah (Historia de Utah por Bancroft), p. 546 (Traducido del inglés).

Cuando Parley se fue de San Francisco y regresó a Utah, Eleanor abandonó a su esposo y a sus hijos y le siguió a Salt Lake City. Eleanor, casada aún con Héctor, se casó con Parley y se convirtió en su 12va esposa polígama.

“Al final del verano de 1856, Pratt se había ido de Utah con su nueva esposa, la que antes era Eleanor McLean, en un viaje misionero a los estados del este. Eleanor estaba determinada a reclamar a sus hijos, que estaban viviendo en la mansión de sus padres en Nueva Orleans.” Blood of the Prophets (La sangre de los Profetas), p. 68 (Traducido del inglés). Cuando Pratt y su nueva esposa Eleanor llegaron a Missouri, se separaron y ella tomó el rumbo hacia Nueva Orleans por sí sola.

“En Nueva Orleans, Eleanor le dijo a sus padres ‘que había estado en Utah y que había sido maestra allí, se había hospedado con el Gobernador Brigham Young, sólo hospedado, quehabía visto mucho sufrimiento debido a la escasez de alimentos, y que también reconocía sus errores. Ella dijo que había estado loca’. Ella aún creía que los mormones eran personas buenas y que Young y sus asociados eran profetas verdaderos, pero se ganó la confianza de sus padres. Un sábado por la mañana, sustrajo a sus hijos y se los llevó a Texas, esperando reunirse con Pratt. Trabajó en Houston como costurera y el 4 de Marzo de 1857, abandonó la ciudad junto con el Anciano James Gemmel para tomar un tren de vagones yendo hacia Utah, reuniéndose en el Condado de Ellis.” Blood of the Prophets (La sangre de los Profetas), p. 69 (Traducido del inglés).

“McLean se enteró que su esposa se encontraba en Houston utilizando el nombre de Lucy R. Parker y salió en busca de ella. En Texas él interceptó una carta que Pratt le había enviado a Eleanor, dándole instrucciones de ‘volar inmediatamente’ hacia el norte para encontrarse con él en el río Arkansas. ‘Mi carruaje te esperará allí si el Señor lo permite,’ prometió él. McLean, equipado con las instrucciones de Pratt, se dirigió al Territorio indio…Después de una persecución larga, McLean capturó a su esposa en la Nación Creek e hizo que fuera arrestada. Eleanor dijo que él la arrojó al suelo y tomó a los niños.” Blood of the Prophets (La sangre de los Profetas),     p. 69 (Traducido del inglés).

Poco después de que Eleanor fuera arrestada, Pratt fue capturado y arrestado también. Él fue trasladado al Fuerte Smith en Arkansas, y fue llevado a juicio. “La mañana siguiente, ante una sala de tribunal repleta de gente, McLean relató ‘la carga de la angustia de [su] alma.’ Unos quinientos espectadores lo escucharon incriminar al apóstol sinvergüenza, produciendo una gran agitación. En dos ocasiones McLean pensó que la multitud destruiría en pedazos a Pratt, pero incluso él admitió que no tenía suficientes evidencias para culpar a su esposa y a su amante.

Temiendo que la multitud linchara al prisionero, el magistrado pospuso el proceso dos veces. A la mañana siguiente, trajo el caballo de Pratt a la cárcel y silenciosamente lo dejó ir. Los amigos de McLean le avisaron a este acerca de la fuga de Pratt, y con dos compañeros, McLean persiguió al hombre que estaba desarmado. En la frontera del oeste de Arkansas, McLean le disparó y apuñaló a su rival sobre su caballo, y lo dejó por muerto.” Blood of the Prophets (La sangre de los Profetas), p. 70 (Traducido del inglés)

Entonces, Parley P. Pratt fue asesinado por Héctor McLean. ¿Condonamos tal acción? Jamás; pero del otro lado de la moneda podemos ver que Pratt no fue un mártir por causa del mormonismo. Él fue asesinado porque se involucró con la esposa de otro hombre y luego intentó robarle sus hijos. Parley no fue un mártir, ¡fue un sinvergüenza!

La otra información acerca de que Parley se casó con una mujer, la cual su primera esposa Mary Ann Frost, no sabía nada al respecto; luego llevó a su nueva esposa con él en un “viaje misionero;” y que Mary Ann se convirtió en la esposa de José Smith y que posiblemente tuvo un hijo con él, era información completamente nueva para mí. Existe un tipo de patrón interesante aquí, ¿no es así? Casarse con una esposa nueva y llevarla en un “viaje misionero”; este es justo el mismo patrón que le costó la vida.

“En 1846, Pratt intercambió palabras fuertes con su hermano Orson en el Templo de Nauvoo con respecto a las acusaciones de Parley quien dijo que la esposa de Orson, Sarah, estaba “destruyendo y dividiendo a su familia.” Orson, expulsado del templo, se quejó con Brigham Young acerca de la supuesta inmoralidad de Parley: “Si él siente la libertad de ir a la ciudad de Nueva York o a otro lado y seducir a chicas o mujeres, y dormir y tener con ellas una conexión [sic] contraria a la ley de Dios, y a los consejos sagrados de sus hermanos, eso no es asunto mío.” Orson se estaba refiriendo a la relación de Parley con Belinda Marden, con quien se había sellado en secreto el 20 de noviembre de 1844. Cuando Belinda acompañó a Pratt en un viaje misionero a Nueva York, ni siquiera su esposa Mary Ann sabía acerca del matrimonio. Cuando Belinda dio a luz un hijo (1846), Mary Ann le preguntó si el hijo era ilegítimo. Sabiendo la verdad, Mary Ann terminó inmediatamente su relación matrimonial con Pratt, aunque no se divorció de él hasta 1853, después de llegar a Utah.” A Book of Mormons (Un libro de mormones), Van Wagoner y Walker, p.221. (Traducido del inglés).

Echemos un vistazo al matrimonio de Mary Ann con José Smith, siendo ella enumerada como su 35va esposa polígama. “El Registro del Templo de Nauvoo declara que en febrero de 1846, Mary Ann Frost fue sellada a José Smith “por la eternidad,” y su esposo, Parley P. Pratt, actuó como mandatario. Esta es la única referencia que he encontrado que asocie el nombre de la esposa de Parley Pratt con el del profeta, pero ya que casi todas las esposas selladas a José Smith en el templo de Nauvoo claramente se casaron con él durante su vida, se puede suponer que la Sra. Pratt también lo estuvo.

Mary Ann Frost nació el 11 de enero de 1809 en Groton, Vermont, y se casó con Pratt el 9 de mayo de 1837.  Dado que ella estaba en Inglaterra con Pratt desde el otoño de 1840 hasta abril de 1843, es poco probable que se convirtiera en una esposa más de José Smith antes de la última fecha. Su hijo, Moroni, nacido el 7 de diciembre de 1844, puede ser añadido a la lista de niños que posiblemente pudieran haber sido hijos de José Smith.” No Man Knows My History (Ningún hombre conoce mi historia), 1995 p. 484 (Traducido del inglés).

La tía Jane

Una de las cosas principales que destacan en la “Exhibición” es una mujer negra, la Hermana Manning, llegando a Nauvoo; ella y su familia se habían quedado sin nada después del viaje extremo. Al centro del escenario, José Smith pone su brazo alrededor de ella y le dice, (aquí estoy parafraseando), “Nosotros te cuidaremos. Estás a salvo con nosotros.” Por supuesto que lo que aquí hace falta por completo es la Doctrina mormona racista con respecto a aquellos que son descendientes africanos. Compartiendo el mismo escenario con la Hermana negra Manning, se encuentran Brigham Young y John Taylor, el 2do y 3er Profeta Mormón respectivamente. Echemos un vistazo a algunas afirmaciones que ellos hicieron con respecto a los descendientes africanos.

Brigham Young dijo: “¿Les cuento acerca de la ley de Dios con respecto a la raza africana? Si el hombre blanco que pertenece a la simiente escogida mezcla su sangre con la simiente de Caín, la pena, bajo la ley de Dios, es la muerte inmediata. Esto siempre será así.” Journal of Discurses (Diario de discursos) Vol. 10, p. 110 (Traducido del inglés).

John Taylor dijo: “Y después del diluvio se nos dice que la maldición que había sido pronunciada sobre Caín continuó a través de la esposa de Cam, ya que este se casó con una mujer de esa simiente. ¿Y por qué sobrevivieron al diluvio? Porque era necesario que el Diablo tuviera un representante sobre la tierra al igual que Dios.” Journal of Discurses (Diario de discursos) Vol. 22, p. 304 (Traducido del inglés).

¿La iglesia mormona ha denunciado alguna vez estas afirmaciones racistas o rescindido su doctrina con respecto a la inferioridad de los negros basado en su doctrina de la “pre-existencia”? ¡No, no lo ha hecho!

La verdad impresionante acerca de la Hermana Manning, que se omite por completo de la Exhibición es que ella intentó, durante toda su vida, que se le permitiera pasar por el templo Mormón para recibir su “dotación” como se les permitía a sus compañeros blancos. Ella murió sin que se le dejara cumplir tal evento; sin embargo, la Primera Presidencia de la iglesia mormona si le permitió participar en una ceremonia especial en la cual ella fue sellada a José Smith como su sierva por la eternidad: “En lugar de eso, la Primera Presidencia “decidió que ella fuera adoptada en la familia de José Smith como una sierva, lo cual se hizo, una ceremonia especial preparada para tal propósito.” Las actas del Consejo de los Doce Apóstoles continúan diciendo: “Pero la Tía Jane no se sintió satisfecha con esto, y como una señal de su insatisfacción ella volvió a presentar su solicitud después de esto para obtener las bendiciones de ser sellada, pero por supuesto fue en vano”.” Black Saints in a White Church (Santos negros en una iglesia de blancos), pp. 40-41 (Traducido del inglés).

Se me hace muy poco sincero por parte de la iglesia mormona hacer una gran obra teatral acerca de José Smith y Jane Manning, esta mujer negra, una antigua Santa de los Últimos Días. La iglesia mormona se está esforzando mucho para volver a escribir su historia racista y doctrina discriminatoria con respecto a los descendientes africanos. La verdad es que esta mujer y su familia nunca fueron tratadas como iguales, como quieren hacer parecer en la Exhibición, y cada vez que ella solicitaba que se le permitiera participar en las Ceremonias del Templo Mormón, se lo negaron. El “resto de la historia,” de Paul Harvey, dice que a ella se le dio el privilegio de ser la esclava de José Smith por la eternidad. Ahora, me pregunto, ¿por qué la iglesia mormona omite esta parte en la Exhibición?

El “Éxodo”

Al final de la Exhibición hacen una declaración muy emotiva al afirmar que los mormones tuvieron sólo cuatro horas de aviso para empacar sus cosas y abandonar Nauvoo durante el tiempo más frío del invierno. Estoy totalmente de acuerdo con que los mormones sufrieron terriblemente al partir de Nauvoo y viajar a través del sur de Iowa durante lo más crudo del invierno. De eso no hay duda, sin embargo, ¿cuál es la historia completa, en lugar de mostrar una historia escrita de nuevo diseñada para generar compasión?

Todos los alcaldes de los pueblos alrededor de Nauvoo habían acordado con el liderazgo de los mormones que mantendrían a su gente bajo control, como se había propuesto, y acordaron que los mormones abandonarían Nauvoo después del deshielo en la primavera. Entonces, ¿por qué los mormones se fueron durante el tiempo más frío del invierno en febrero, en lugar de esperar hasta el deshielo de primavera como habían acordado previamente? “Órdenes judiciales pendientes para arrestar a Brigham Young y a otros líderes por los cargos de falsificación, fueron algunas de las razones de la partida prematura en Febrero de los Santos de la ‘ciudad de José’, en lugar de hacerlo en la primavera como se había propuesto originalmente.” Brigham Young University Studies(Estudios de la universidad Brigham Young), invierno 1968, p. 215 (Traducido del inglés).

Si el mormonismo es verdadero, ¿por qué se tiene que esconder detrás de verdades a medias y mentiras? La Biblia no esconde los errores de David y los otros, sino que dice la verdad. ¿Por qué el mormonismo no puede hacer lo mismo? ¡No puede, porque no es verdadero y ha tenido que volver a escribir su historia para evitar que sus miembros descubran la verdad!

José Smith – ¿Cuántas esposas tuvo?

Muchas veces durante la Exhibición, José Smith está en el escenario con Emma, su primera esposa, reflexionando acerca de lo que está sucediendo en Nauvoo. La interacción entre él y Emma siempre es muy atractiva. Mi pregunta es, ¿por qué no estaban allí en el escenario todas las otras 48 esposas de José, para que José, Emma y todas las demás esposas pudieran tener una reunión familiar? Cuando José Smith murió, él tenía por lo menos 49 esposas. Incluso los estudiosos mormones admiten que por lo menos tuvo 33 y la mayoría, de mala gana, concuerdan con que tuvo 49; sin embargo, hasta el día en que murió, José Smith sostuvo públicamente y negó rotundamente que él, o algún otro mormón, estuviesen practicando la poligamia y eso simplemente era una mentira. ¿No es interesante que el “Profeta de la restauración” sea un mentiroso documentado?

En su libro titulado “No Man Knows My History” (Ningún hombre conoce mi historia), Fawn Brodie plantea claramente varios hechos documentados con respecto a las relaciones polígamas de José Smith que ni siquiera se insinúan en la Exhibición de Nauvoo. Si la información a continuación fuera expuesta el día de hoy en un documental acerca de algún hombre en los Estados Unidos, sería arrestado por ser un depredador sexual. La cita a continuación con respecto a José Smith y sus esposas polígamas es realmente repulsiva: “Se verá que al menos 12 eran mujeres casadas (con sus maridos aún vivos), aunque la evidencia para la señora Levi Hancock es sólo una tradición verbal en la familia Hancock. Las edades de las esposas de José varían desde los quince años de Helen Mar Kimball, hija de Heber C. Kimball, hasta los cincuenta y nueve años de Rhoda Richards, hermana soltera de Willard Richards, secretario de José.

El profeta se casó con cinco pares de hermanas: Delcena y Almera Johnson, Eliza y Emily Partridge, Sarah y Maria Lawrence, Mary Ann y Olive Grey Frost, y Prescindia y Zina Huntington. Patty y Sylvia Sessions eran madre e hija.

La mayoría de las esposas del profeta se pueden clasificar en tres categorías generales: la primera, el grupo de mujeres casadas con las que José fue sellado entre 1838 y la expulsión de Bennett en Junio de 1842; la segunda, las mujeres líderes de la Sociedad del Socorro de Nauvoo, quienes se casaron con el profeta durante el furor que ocurrió después de la partida de Bennett.” No Man Knows My History (Ningún hombre conoce mi historia), pp. 336-337 (Traducido del inglés).

Necesito agregar un comentario aquí. Parte de la Exhibición de Nauvoo es para destacar el establecimiento de la Organización de mujeres llamada la “Sociedad del socorro de Nauvoo,” para tratar de mostrar cómo las mujeres tienen un rol importante en el mormonismo. La Exhibición de Nauvoo exageró la formación de esta organización de mujeres, con su propósito establecido de brindar ayuda a las familias de Nauvoo que tuvieran necesidades. No discuto el hecho de que esta no fue una causa noble; sin embargo, la iglesia mormona, de manera conveniente, omite el hecho de que muchas de las mujeres representadas sobre el escenario se convirtieron en esposas polígamas de José Smith. Este pequeño detalle fue totalmente omitido en la “Exhibición.” Esto es tan triste. Trece millones de personas están colocando sus eternidades en la validez de la historia mostrada en esta exhibición, la cual es una historia editada, distorsionada y falsificada.  No es la verdad. Permítanme continuar con la cita con respecto al tercer grupo de esposas de José.

“El tercer grupo consta de una docena o más de mujeres solteras con las cuales él se casó en la primavera y el verano de 1843. La mayoría de ellas eran muy jóvenes. Helen Mar Kimball tenía quince; Nancy Mariah Winchester (quien puede que sea idéntica con Nancy Maria Smith) tenía quince o dieciséis; Lucy Walker, Sarah Lawrence y Flora Ann Woodworth tenían diecisiete. Maria Lawrence y Melissa Lott tenían diecinueve. Seis de las chicas que José tomó como esposas vivieron en diferentes momentos como guardas en su propia casa. Estas fueron las hermanas Partridge, las hermanas Lawrence, Eliza R. Snow, y Lucy Walker. Una de estas, Lucy Walker, de diecisiete años, quien se mudó a la casa del profeta después de la muerte de su madre, describió el noviazgo arrollador de José.” No Man Knows My History (Ningún hombre conoce mi historia), pp. 336-337 (Traducido del inglés).

Podría continuar con muchas páginas más acerca de los matrimonios polígamos de José Smith, y créanme, algunos de ellos fueron realmente escandalosos; sin embargo, eso lo dejaré para los libros como el de Fawn Brodie: No Man Knows My History (Ningún hombre conoce mi historia).

Dios alguna vez fue hombre

Para aquellos que han visto la Exhibición de Nauvoo en cualquiera de las presentaciones de los dos veranos pasados, podrán recordar la escena del tipo que estaba cavando una zanja para drenar el pantano de Nauvoo y otro tipo enorme se está burlando de él. El nombre del tipo que estaba cavando era “King Follet.” En una de las últimas escenas en la Exhibición se ve a José Smith hablando durante el funeral de King Follet.  En la escena se ve a José hablando acerca de ver a su “hermano” nuevamente en la próxima vida.

La parte de la historia que se excluye convenientemente en la Exhibición, es que el discurso en este funeral ha sido uno de los sermones más controversiales que José Smith haya dado. Este fue el sermón en el cual José Smith declaró que Dios una vez fue un hombre: “¡Dios una vez fue como uno de nosotros ahora; es un hombre glorificado, y está sentado sobre su trono allá en los cielos! Ese es el gran secreto…El primer principio del evangelio es saber con certeza la naturaleza de Dios, y saber que podemos conversar con Él como un hombre conversa con otro, y que en un tiempo fue hombre como nosotros; sí, que Dios mismo, el Padre de todos nosotros, habitó sobre una tierra, como Jesucristo mismo lo hizo; y voy a probarlo por medio de la Biblia…Esta pues es la vida eterna: conocer al sólo Dios sabio verdadero; y vosotros mismo tenéis que aprender a ser Dioses, y a ser reyes y sacerdotes de Dios, como lo han hecho todos los Dioses antes de vosotros…” (Enseñanzas del Profeta José Smith. pp. 427-428)

No es de sorprenderse que la iglesia mormona omita estas afirmaciones de la Exhibición. Si ellos las pusieran en la obra y un cristiano en el público las escuchara, instantáneamente sabría que la doctrina de Dios de la iglesia mormona es completamente distinta a la del cristianismo.

¿José el mártir?

El siguiente punto que deseo cubrir se trata de los cargos legales que causaron el arresto de José Smith y lo pusieron en la cárcel de Carthage, Illinois. Este arresto y encierro finalmente causó que una turba asaltara la cárcel y asesinara a él y a su hermano Hyrum.

En el primer año en el que se realizó la Exhibición de Nauvoo, el guión decía que José e Hyrum fueron llevados a la cárcel en base a “cargos sencillos.” El segundo año de la Exhibición, esta línea se cambió a “cargos falsos.” La verdad es que un periódico, el “Expositor de Nauvoo,” que fue impreso en el edificio donde está ahora la Tienda de Muebles Kraus, fue impreso en Nauvoo por ex-mormones que habían estado en el liderazgo mormón. Este diario expuso el hecho de que José Smith y muchos otros líderes mormones superiores estaban practicando la poligamia de manera activa y privada, pero que lo negaban públicamente.

El Expositor de Nauvoo imprimió tan sólo un número. José Smith, actuando en su calidad de Alcalde de Nauvoo, respaldado por su Consejo Municipal, declaró al periódico como una “molestia” y por lo tanto ordenó que fuera destruido. Más de 200 mormones asaltaron el edificio del Expositor de Nauvoo, sacando a la calle las prensas y todos los demás materiales, y quemándolos. José e Hyrum Smith fueron acusados de “Traición” y John Taylor y Willard Richards fueron acusados de “Incitar un Disturbio.” El dar la orden de la destrucción de un periódico en el Estado de Illinois, ya sea en 1844 o en el 2007, sigue siendo ilegal. Existe un pequeño detalle técnico llamado la 1ra Enmienda. Por lo tanto, el que la iglesia mormona permita que el guión diga que los cargos fueron “sencillos” o “falsos” es un engaño intencionado de parte suya. Si el Presidente de los Estados Unidos fuera a dar la orden de destruir el New York Times o Washington Post por haber publicado información que no le haya agradado, se le levantarían cargos, ¡y con justa razón!

Mientras ellos estaban en la cárcel, una turba asaltó a la cárcel y asesinó a José y a Hyrum. Este fue un acto atroz de brutalidad y desorden que estuvo completamente equivocado y nunca debió haber ocurrido. Por otro lado, la iglesia mormona promueve el arresto de José Smith como el de “un cordero que es llevado al matadero.” Esto es absolutamente blasfemo. Jesús fue el único Cordero que fue llevado al matadero. Él era inocente y fue por voluntad propia sabiendo que iba a ser nuestro sacrificio inmaculado.

Yo he estado en la cárcel de Carthage, donde José e Hyrum fueron asesinados y he escuchado personalmente a los misioneros mormones que actúan como guías turísticos, referirse a la habitación donde José fue asesinado como el “Calvario” de ellos. Qué afirmación tan espantosa, haciendo a José Smith igual a Jesús. La verdad es que José Smith fue culpable de dar la orden para la destrucción del “Expositor de Nauvoo.” Es terrible que se haya ejecutado la justicia de la turba; sin embargo, lo que no se menciona en la Cárcel de Carthage es que José tenía una pistola de seis tiros en su posesión y que disparó todos los seis tiros sobre la turba que se le venía encima apresuradamente. Tres disparos fallaron; sin embargo, se le acredita a José la muerte de dos personas y haber herido a una más. “Él, sin embargo, se levantó de inmediato, y con un paso firme y rápido, y una expresión decidida en su semblante, se acercó a la puerta, sacando de su bolsillo el arma de seis tiros que le dejó el hermano Wheelock, abrió un poco la puerta, disparó la pistola seis veces sucesivas; sin embargo, sólo tres de los cilindros fueron descargados. Posteriormente entendí que dos o tres fueron heridos por estos disparos. Se me informó que dos de ellos murieron.” History of the Church (Historia de la iglesia) Vol. 7, pp. 102­-103 (Traducido del inglés).

¿Esto suena como un cordero que fue llevado al matadero? ¿Han escuchado alguna vez de un mártir que muriera disparando un arma en batalla? El mormonismo vuelve a escribir su historia para que sea una “promoción de la fe” en lugar de decir la verdad. Trece millones de personas el día de hoy han sido alimentadas con una historia falsificada acerca de José Smith y los orígenes de su iglesia. La realidad y el mito son completamente diferentes, y trece millones de personas están confiando su eternidad en un mito. ¡¡Qué triste!!

Amigos, nosotros estamos en la línea al frente de la batalla. Cada noche durante la Exhibición estaremos en el lugar de la presentación predicando y entregando tratados a los que asistan, tanto a los mormones como a los que no son mormones. Tendremos oposición; de eso no hay duda. Manténganos en sus oraciones por seguridad, fuerza y ánimo para sostenernos en alto por Jesucristo en medio de una fortaleza cultista. Nuestro ministerio no es fácil, pero es muy necesario.

Artículo escrito por Rocky y Helen Hulse, Edición No. 25 de julio del 2007, “El Expositor del Medio Oeste” publicación del Mormon Outreachwww.mormonoutreach.org. Reimpreso y publicado en nuestro sitio Web con permiso.

Print Friendly, PDF & Email

This post is also available in: Inglés